FAQ

¿Qué es la lámina de rechazo o protección solar?

 

La lámina solar aporta protección adicional, tanto de los efectos perjudiciales de la radiación solar como de los efectos secundarios de la rotura de cristales, a las personas y bienes situados tras las superficies acristaladas de los edificios.

La idea de utilizar la lámina solar para controlar la radiación en superficies acristaladas data de los primeros años de la década de 1960. Los objetivos iniciales del diseño fueron tratar de controlar el impacto de dicha radiación en el interior de los edificios. Las primeras láminas rechazaban la radiación solar en las ventanas impidiendo el calentamiento de las superficies interiores que recibían el impacto directo de los rayos solares mientras continuaban permitiendo la visión a través del cristal.

A medida que evolucionaba y se perfeccionaba el concepto de lámina solar, se vio la necesidad de desarrollar láminas de control solar que complementaran los diseños arquitectónicos. De esta forma se desarrollaron láminas de color bronce, gris, oro, ámbar, etc.

La crisis de la energía de los años 70 introdujo un nuevo objetivo: evitar la pérdida de calor a través de los acristalamientos exteriores. Se descubrió que las láminas de poliéster tendían a absorber y volver a radiar el calor en forma de ondas infrarrojas largas en lugar de aparecer como un medio transparente. A través de la experimentación se consiguieron composiciones inéditas utilizando materiales que potenciaban esta característica. Las nuevas láminas así obtenidas ayudaban a retener mejor el calor en el interior de los espacios cerrados evitando las pérdidas a través de las ventanas.

La eficacia de las láminas de control solar depende en gran medida de la orientación del edificio, de su situación geográfica, el tamaño de la superficie acristalada y de otros factores, como puede ser la sombra de otros edificios. Sin embargo, dado el incremento constante del coste de la energía, la inversión en un producto como la lámina solar es cada vez más interesante para los propietarios y responsables de mantenimiento de edificios comerciales, industriales y particulares.

En la actualidad se dispone de muchos tipos de láminas de control solar y seguridad. Estas láminas se consideran en la industria de la construcción como productos aplicables a edificios existentes y no como productos que se suelen utilizar en edificios nuevos.

En su forma más simple, las láminas solares están compuestas por un substrato de poliéster al que se aplica una capa acrílica resistente al rayado y la abrasión en un lado, mientras que por el otro se aplica una capa adhesiva y un protector que debe retirarse en el momento de su aplicarse sobre el cristal.

El adhesivo utilizado es una sustancia transparente, ópticamente neutra, que se activa en contacto con el agua, formando una unión perfecta entre el cristal y la lámina durante la instalación. Este adhesivo establece un vínculo fuerte entre cristal y lámina al tiempo que proporciona transparencia y longevidad a la instalación.

Las láminas de protección solar Absoluter Protecciones Solares consisten en una microscópica capa (deposición) de metal entre dos láminas de politereftalato, teniendo la propiedad de rechazar hasta el 82% de la energía solar, es decir:

  • Rayos infrarrojos causantes del calor
  • Deslumbramiento de la luz visible
  • Rayos ultravioleta, causantes de la decoloración  de los tejidos y el mobiliario interior

¿Cuál es el periodo de amortización de una instalación de lámina solar?

El periodo de amortización depende de la exposición de la superficie acristalada a la radiación solar, el tipo de lámina, el tipo de cristal sobre el que se aplica, el coste de la energía de los sistemas de climatización y algunas otras variables. No obstante, en el área mediterránea, en ciudades como pueden ser Barcelona, Valencia o Palma, el tiempo medio de amortización se sitúa alrededor de 18 meses, pudiendo variar, como se ha indicado antes, entre 6 meses y 5 años.

¿Puedo instalarme yo mismo la lámina solar?

A menos que usted sea un instalador o tenga en su empresa instaladores, la respuesta es: definitivamente, no. La lámina solar solo debiera ser instalada siempre por profesionales que hayan recibido una formación específica y tengan experiencia en su manejo.

¿Porqué es mejor la instalación profesional?

La lámina solar instalada por profesionales tiene mejor aspecto estético, un tiempo de vida útil más largo que la instalada de forma incorrecta y suele superar ampliamente las especificaciones de garantía del fabricante.

Los instaladores profesionales tienen una experiencia y una formación que les permite identificar circunstancias únicas o inusuales que podrían afectar a una determinada instalación y que, sin duda, pasarán desapercibidas para el profano hasta que sea demasiado tarde.

La garantía adicional que facilitan los instaladores profesionales cubre el coste de retirar la lámina anterior y la sustitución y reinstalación de la lámina si se apareciese cualquier problema. La garantía de la lámina comprada para su instalación por particulares tan solo cubre la sustitución en caso de que el producto presentase imperfecciones, un hecho bastante improbable debido a los rigurosos controles de calidad que debe superar en fábrica.

Finalmente, se debe tener en cuenta que la mejor lámina, instalada de forma incorrecta o utilizada en una situación para la que no es adecuada y para la que ningún instalador profesional la hubiese aconsejado, no satisfará las expectativas del cliente.

Por ejemplo, en el caso de trabajar con una fachada vidriada existente se deben considerar primero las características del vidrio a proteger para definir qué tipo de lámina solar es el adecuado y lograr la optimización de la iluminación natural del espacio reduciendo el consumo energético para iluminación y manteniendo en niveles confortables el confort visual de los usuarios, y nadie mejor que uno de nuestros técnicos para realizar tomar esta decisión.

¿La aplicación de lámina puede provocar la rotura de cristales?

La aplicación de lámina solar incrementará la temperatura del cristal lo que incrementará la presión en los bordes del cristal. Dependiendo de la calidad del cristal, del tipo de unión del cristal con el marco que lo sujete, del tipo de lámina y de la sombra sobre la superficie, existirá un riesgo de que el cristal pueda romperse.

La experiencia de Protecsol Franquicias, como distribuidor e instalador profesional le ayudará a minimizar este riesgo. Le aconsejaremos el tipo de lámina y la instalación más adecuadas para cada caso.

Nuestros franquiciados y colaboradores han recibido la formación adecuada para el correcto manejo e instalación de lámina de rechazo solar, siendo nuestros mejores asesores.

¿La lámina solar evitará completamente el deterioro del mobiliario?

Nada puede detener completamente el deterioro del mobiliario con el tiempo. Nuestras láminas solares le protegerán de las tres mayores causas: la radiación ultravioleta, la luz solar y el calor, prolongando su vida cinco o seis veces.

Se considera que la radiación ultravioleta es responsable en un 40% del envejecimiento, la luz visible es responsable en un 25% y el calor en otro 25%, siendo el 10% restante atribuible a otros agentes: polución, humedad, luz artificial, polvo, etc.

Adhesivo seco: sustancia adhesiva transparente, óptimamente neutra, que se activa en contacto con el agua, formando una unión perfecta entre el cristal y la lámina durante la instalación. Este adhesivo establece un vínculo fuerte entre cristal y lámina al tiempo que proporciona transparencia y longevidad a la instalación.

¿Cómo limpiar las ventanas?

Limpiar las ventanas después de la aplicación de lámina solar sin alterar su apariencia externa no exige ningún esfuerzo adicional, tan solo se deben tener en cuenta algunas precauciones:

  • Utilice una tela, o bien papel suave, o bien una esponja no abrasiva.
  • Puede utilizar cualquier solución limpiadora siempre que no contenga productos abrasivos.
  • Al finalizar, utilice una pieza de tela para secar la ventana

La capa protectora que incluye la lámina elimina, casi por completo, la necesidad de tener que emplear procedimientos especiales de limpieza.

Lámina solar y muros cortina

El efecto invernadero del vidrio, anteriormente descrito, puede aprovecharse para aumentar gratuitamente la temperatura de los locales de habitación en invierno. No obstante, como se ha visto claramente, en un clima mediterráneo debe evitarse esta situación casi todo el año. Así, la tradición arquitectónica mediterránea ha protegido siempre sus huecos frente a los excesos de asoleamiento. La imagen de liviandad, nitidez, transparencia y ligereza, objetivo de ciertas tendencias arquitectónicas contemporáneas, ha exagerado el tamaño de las superficies vidriadas indefensas hasta extremos inadmisibles en los climas particulares de nuestras poblaciones.

Afortunadamente, la lámina solar, al igual que el vidrio, es transparente al paso de la luz visible, sin embargo, al contrario que éste, la lámina solar no permite el paso de la radiación infrarroja próxima a la luz visible, que es la responsable del calentamiento por radiación. Al evitar el calentamiento por radiación, los objetos situados tras la lámina dejarán a su vez de emitir calor en forma de radiación infrarroja de longitud de onda larga y se romperá el efecto invernadero del vidrio.

Si el edificio, situado en una ciudad de clima mediterráneo, dispone de uno de estos muros completamente expuestos a la radiación solar sin ningún tipo de protección, la utilización de lámina conseguirá que vuelva a ser habitable sin alterar su aspecto estético.

 
 
 
 
 
Copyright© Protecsol . design by Imagium Imagium - Comunicació Integral